PLANES DE VERANO

Cuando vi a papá montando la baca en el coche supe que aquel verano iba a ser especial. Al rato mamá colocó un cofre y entre los dos lo llenaron de maletas, a la vez que se dedicaban tiernas miradas. -¡Quién no suba ahora se queda!, tocó mamá a rebato. Comprobaron varias veces que habían cortado la llave del agua y el gas, dejaron la puerta de la nevera abierta y conectaron la alarma. Nos pusimos en marcha. Atrás, en el asiento del medio, no me daban mucho juego. Laura no se separaba del móvil que le habían regalado por sus magníficas notas y Raquel estaba absorta con su libro electrónico, premio también por su gran curso escolar. Yo no entendía mucho, pero veía a los dos tortolitos en el asiento del piloto y copiloto cogidos de la mano mientras hablaban de las rías Baixas, de Santiago de Compostela, de A Coruña, de las bondades del pulpo y de gélidas aguas. Al rato paramos a echar gasolina y aprovechamos para comer algo. Lo que no entraba en mis planes era que me dejarían allí atado a una papelera junto a mi comedero.
Anuncio publicitario

2 comentarios sobre “PLANES DE VERANO

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s